Paret y Alcázar, Luis


Madrid, 1746 - 1799

Circunspección de Diógenes

Departamento: Museo
Nº Inventario: 0713
Datación: 1780
Otros números: En etiqueta romboidal: 437.
Dimensiones: 80 x 101 cm / 92 x 115 x 8,5 cm
Inscripciones: Firmado: "L. Paret Matritensis inv. et Pin. anno MDCCLXXX."
Técnica: Óleo sobre tabla
Procedencia: Donado por el artista en 1780 con motivo de su ingreso en la Academia.
Observaciones: Esta extraña y refinada pintura destaca de modo especial dentro de la obra de Paret, debido a diversos rasgos que González de Amezúa ha examinado recientemente. Por una parte, es la primera que se conoce de nuestro artista después de su regreso a España. Está claramente firmada y fechada en 1780, ya establecido Paret en Bilbao, y la envía a la Real Academia de San Fernando acompañada de un memorial - fechado en 12 de marzo de ese año - en que solicita ser admitido en la corporación: [...] se sirva V. S. proponer la respetuosa solicitud del suplicante al título de Académico de mérito (si a Us. le place) a los Señores Profesores a quienes competa el juicio de la obra que remite con arreglo a lo prevenido en los estatutos de la nominada Real Academia. Este breve documento, conservado en el Archivo de la Academia, lo publica Osiris Delgado. 
En segundo lugar, tal vez nunca antes ni después en su carrera ha escogido el pintor asunto más serio, ya que cuando ha pintado otras obras alegóricas o religiosas ha sido por encargo. Como señala Delgado, no cabe pensar que el tema le fuera impuesto por la Academia. A diferencia de lo que ocurría con las pensiones de Roma y otros premios, para optar al título de académico de mérito en pintura se enviaba un dibujo o cuadro de tema libre, sobre el cual se juzgaban los méritos del aspirante. Sólo los maestros de obra y arquitectos tenían un examen obligatorio con tema impuesto.  
Es evidente que un aspirante a académico ha de complacer a quienes van a juzgar su obra. En la Real Academia, el influjo de Mengs y Winckelmann está muy reciente: para el secretario, don Antonio Ponz, y el resto de los académicos, el gusto neoclásico ha de imperar. Pero a diferencia de Goya (que presenta también en esta fecha su candidatura a académico de mérito con un Cristo en la cruz inspirado en otro célebre de Mengs), Paret busca agradar a los académicos no con un estilo monumental y austero, sino haciendo patente su formación artística y erudita, recibida en la misma Academia, y su conocimiento del mundo grecorromano. Como en otros cuadros mencionados, escoge el latín para firmar y fechar esta obra.  
 Ahora bien, dentro de la Antigüedad clásica se ofrecen al artista muchos temas; cabe preguntarse por qué Paret elige precisamente la figura de Diógenes y, dentro de la vida del filósofo, estas tentaciones y vicios que le acosan. En esta cuestión, Osiris Delgado ve una intención deliberada del pintor, y un paralelismo entre él y Diógenes. Es posible que, como apunta Delgado, Paret sintiera una afinidad especial con el filósofo: ambos habían sufrido el destierro y la soledad. Podemos suponer también que el pintor, al desplegar toda esta cohorte de personajes alegóricos, busque exhibir ante la Academia su familiaridad con obras como la Iconología de Cesare Ripa, fuente habitual de consulta para artistas y eruditos. Este libro, publicado por primera vez en 1593 y con ilustraciones en 1603, tuvo decenas de ediciones en toda Europa. La obra estaba en la biblioteca de la Academia y Paret sin duda lo manejó con frecuencia en sus tiempos de alumno.  
 Por lo demás, el estilo es el habitual y personalísimo de Paret: brillante, minucioso, con multitud de figuras menudas y extraños efectos de luz. El filósofo Diógenes, personaje principal de la escena, está situado a un extremo de ella. Todo esto es lo contrario de la preceptiva neoclásica. Tal vez por ello logra el pintor ingresar en la Academia pero, a diferencia de Goya, sólo por mayoría de votos, no por unanimidad. 
Según las fuentes clásicas, el padre de la filosofía estoica vivía pobremente junto al templo de Juno, al cual hacen alusión los elementos de arquitectura en segundo término: apenas un dintel sostenido por un pilar y un herma adosado a éste, todo ello rodeado de hojarasca. A los pies de Diógenes aparecen unos libros, y con la mano izquierda sostiene abierto otro, que lee a la luz de un candil; con el brazo derecho hace un gesto que expresa su circunspección o dominio de sí mismo, rechazando los vicios y tentaciones, a la vez que enlaza visualmente con diversas figuras que los representan. La muchacha en pie junto al filósofo es la Vanidad, acompañada por vasijas de vidrio que, como ella, brillan mucho y no contienen nada. Se apoya en el hombro de un anciano que personifica la Avaricia: el largo gancho o rastrillo de dos puntas que sujeta le sirve para acaparar todo aquello que codicia. Otro anciano, medio oculto detrás del primero, cabalga sobre un asno: representa a la Ignorancia, indócil y privada de raciocinio como ese animal.  
Un carruaje fantasmagórico, tirado por el esqueleto de un gamo, está ocupado por la Muerte; su tétrica figura, según refiere Ripa, preside el conjunto de los vicios porque éstos acrecientan el deseo de prevalecer sobre los demás, y con este desgraciado acicate nos conducen miserablemente a la muerte. La llama de un trípode encendido ilumina el rostro de la Superstición, con una serpiente enroscada a su brazo izquierdo; con el otro sostiene un emblema sobre el que se posa un búho, símbolo de nefastos augurios con que atemorizar a los crédulos. El hombre de espaldas, envuelto en una túnica y con una bolsa en la mano, podría representar la Perfidia.  
 Detrás de este último, una joven se asoma a contemplar la escena; para Delgado podría ser la Ambición, pero cabría sugerir también la Lascivia, cuya ausencia parece extraña en un cortejo de los vicios; y esto no sólo por la juventud de la figura, sus cabellos rubios y sus brazos y piernas desnudos, sino además, en el caso de Paret, porque el pintor había pagado muy caramente las aventuras amorosas de su protector el infante don Luis.  
Por último, en primer término y de espaldas, el Engaño se arrastra en actitud de falsa humildad, cubriéndose con una cabeza de macho cabrío, de forma que apenas se le vea el rostro. Estos personajes, junto con otros secundarios, acosan a Diógenes formando un inquietante espectáculo en que se mezcla la fría luz lunar con las llamaradas del fuego. El cuadro resulta en conjunto sumamente original, y nos devuelve de forma atractiva la erudición de Luis Paret, su carrera truncada y su singular talento. 
Restauración: Eva García Cabanillas (marco), mayo 1994.
Exposiciones:
  • El Arte europeo en la Corte de España durante el siglo XVIII, Museo del Prado, Madrid, feb. -abr. 1980.
  • Los premios de la Academia y el arte de la segunda mitad del siglo XVIII, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, mar. - abr. 1990.
  • Obras maestras de la Real Academia de San Fernando. Su primer siglo de historia, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, may. - ago. 1994.
  • Néoclassicisme, Musée du Louvre, París, nov. 2010- feb. 2011.
  • Goya y el Infante Don Luis: el exilio y el reino, Palacio Real, Madrid, oct. 2012 - feb. 2013.
  • Luis Paret y Alcázar. Dibujos, Biblioteca Nacional de España, Madrid, may. - sep. 2018.
Inventarios:
  • NOTICIA de las pinturas que posee la Real Academia de San Fernando según el orden de su numeración, [1796-1805]. [fol. 18 r.] Nº 135. "Una tabla que representa la circunspección de Diógenes quando sus Amigos vestidos de Mascara intentaron distraerle del estudio pintada por Dn . Luis Paret ViceSecretº qe fue de la Academia tiene de alto una vara y de ancho vara y media con marco dorado."
  • INVENTARIO de las alhajas y muebles existentes en la Real Academia de San Fernando 1804. Y continuación del Inventario que se hizo en el año de 1804, de las alhajas que posee la Real Academia de San Fernando. – 1804-1814. Pinturas [Pág. 28 – Pág. Inv. 25. – Fol. 13r] Nº 135. "La circunspección de Diógenes, por don Luis Paret. Ancho vara y media, alto una vara, marco dorado."
  • INVENTARIO de las obras de las tres Nobles Artes y de los Muebles que posee la Real Academia de San Fernando. 1804. Pinturas, [F. 14r] Nº 135. "La circunspección de Diógenes, por don Luis Paret, ancho vara y media y alto una vara, marco dorado."
  • INVENTARIO de los cuadros que existen en las salas de la Real Academia de San Fernando en el año de 1817. [F.9v] Sala del Oratorio. Nº 205. "Otro de 2 pies y 10 pulgadas de alto, con 3 y 2 de ancho. Representa la Circuncisión de Diógenes. En tabla. Su autor don Luis Paret."
  • CATÁLOGO de los cuadros, estatuas y bustos que existen en la Real Academia de San Fernando en este año de 1817, con expresión de las salas en que están colocados, números que los distinguen, asuntos que representan y autores que los han egecutado (sic). Madrid. Imprenta que fue de Fuentenebro. 1817. [P.27] Sala del oratorio, con obras de profesores y académicos de mérito. Nº 240. "La circuncisión de Diógenes, de Don Luís Paret."
  • CATÁLOGO de los cuadros, estatuas y bustos que existen en la Real Academia de San Fernando en este año de 1819, con expresión de las salas en que están colocados, números que los distinguen, asuntos que representan y autores que lo han egecutado. Madrid: Imprenta Real, 1819. [P. 27] Galería de Pintura. Sala del Oratorio. Con obras de Profesores y Académicos de Mérito. Cuadros. Nº 212. "La circunspección de Diógenes; sus amigos pretendieron una vez distraerle de sus estudios, y vestidos de máscara, se introdujeron en su retiro, pe ro no pudieron conseguirlo. Es obra de Don Luís Paret."
  • CATÁLOGO de los cuadros, estatuas y bustos que existen en la Academia Nacional de San Fernando en este año de 1821, con expresión de las Salas en que están colocados, números que los distinguen, asuntos que representan y autores que los han egecutado. Madrid Por Ibarra, Impresor de Cámara de Su Majestad. 1821. [P. 28] Galería de Pinturas. Sala del Oratorio, con obras de Profesores y Académicos de Mérito. Nº 213. "La circunspección de Diógenes; sus amigos pretendieron una vez distraerle de sus estudios, y vestidos de máscara, se introdujeron en su retiro, pero no pudieron conseguirlo. Es obra de Don Luís Paret."
  • CATÁLOGO de las Pinturas y Esculturas que se conservan en la Real Academia de San Fernando. Madrid, por Ibarra, Impresor de Cámara de Su Majestad. 1824. [P. 41] Sala séptima. Pinturas. Las que contiene son de Académicos de Mérito, que ejecutaron los más para su recepción en esta de San Fernando. Nº 5. "Diógenes, a quien interrumpen en su estudio otros figuras, por Don Luís Paret, quien nació en Madrid el año de 1746, donde falleció el de 1799."
  • CATÁLOGO del Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, 1929, 141.
Bibliografía:
  • TORMO, Elías, La visita a las colecciones artísticas de la Real Academia de San Fernando, Madrid, 1929, 60.
  • PÉREZ SÁNCHEZ, Alfonso, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Inventario de las pinturas, Madrid, 1964, 65, nº 713.
  • PÉREZ SÁNCHEZ, Alfonso E., "Luis Paret y Alcázar. La circunspección de Diógenes", en: VV.AA., El Arte europeo en la Corte de España durante el siglo XVIII, Ministerio de Cultura, Dirección General del Patrimonio Artístico, Archivos y Museos, Madrid, 1980, 97, cat. 45.
  • AZCÁRATE RISTORI, José María (ed.). Guía del Museo de la Real Academia de San Fernando, Sección A, Madrid, 1988, 12, nº 16.
  • BÉDAT, Claude, La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (1744-1808): contribución al estudio de las influencias estilísticas y de la mentalidad artística en la España del siglo XVIII, Fundación Universitaria Española, RABASF, 1989, 314; 530, lámina 59.
  • VV.AA., Los premios de la Academia y el arte de la segunda mitad del siglo XVIII, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid,1990,11, nº 13.
  • PITA ANDRADE, José Manuel, "La Pintura desde Goya a nuestro tiempo", en: PITA ANDRADE, José Manuel (coord.), El libro de la Academia, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, 1991, 147-148.
  • FERNÁNDEZ AGUDO, Pilar, "Circunspección de Diógenes. Luis Paret y Alcázar", en: VV.AA., Obras maestras de la Real Academia de San Fernando. Su primer siglo de historia, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, 1994, 65-68.
  • FUNDACIÓN AIRTEL MÓVIL (ed.), La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y su Museo, Madrid, 1998, 76.
  • BONET CORREA, Antonio (coord.), Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid. Guía del Museo, Madrid, 2004, 209-210.
  • VV.AA., Néoclassicisme, Musée du Louvre, París, 2010.
  • BONET CORREA, Antonio (coord.), Real Academia de San Fernando, Madrid. Guía del Museo, Madrid, 2012, 211-212.
  • REUTER, Anna, "I. Conversaciones nocturnas", en: CALVO SERRALLER, Francisco; MARTÍN DE ARGILA, María Luisa, (eds.), Goya y el Infante Don Luis: el exilio y el reino, Palacio Real, Madrid, 2012, 111-113; 116, cat. 3.
  • VV.AA., Luis Paret y Alcázar. Dibujos, Biblioteca Nacional de España, Madrid, 2018, 25-26, fig. 4.
Fotografías: Carlos Manso
Compartir esta obra

Otras obras en la colección


NOTA: Estas bases de datos son el resultado de un trabajo acumulado en diversos departamentos y en períodos diferentes. Los usuarios comprobarán que hay registros incompletos y desiguales en contenido, campos que deberán ser revisados e imágenes que iremos sustituyendo a medida que se vayan haciendo las campañas fotográficas. Todo ello será un trabajo de meses y quizá de años que deseamos no demore la accesibilidad de las personas interesadas en conocer nuestras colecciones. Rogamos nos disculpen estas deficiencias que iremos subsanando de manera escalonada y de lo cual daremos periódicamente cuenta en nuestra página web y redes sociales.

© 2017-2020. Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. c/ Alcalá, 13. Madrid
Ayuntamiento de Madrid
Esta base de datos/portal web se ha iniciado gracias a una subvención nominativa de la Dirección General de Bibliotecas, Archivos y Museos del Ayuntamiento de Madrid con cargo a los presupuestos municipales de 2018