Matrices y estampas de Francisco de Goya

La serie de la Tauromaquia fue grabada entre la primavera de 1814 y el otoño de 1816. El 28 de octubre de ese último año, en la Gaceta de Madrid, se publicaba un anuncio en el que se daba cuenta de la venta de una colección de estampas realizadas por "Francisco Goya, pintor de cámara de S.M.", representando diversas suertes de toros. " Véndese en el almacén de estampas, calle Mayor, frente á la casa del Excmo. Sr. conde de Oñate, á 10 rs. cada una sueltas, y á 300 cada juego completo, que se compone de 33". (Fuente: Diario de Madrid, 28-10-1816)

En la Tauromaquia, Goya centra su atención en los verdaderos protagonistas de la lidia, el toro y el torero, creando unas imágenes desconcertantes mediante un lenguaje de violenta intensidad. La serie, que se compró en 1979 al Círculo de Bellas Artes, consta de cuarenta estampas, aunque solo existen treinta y tres cobres, ya que siete de ellas están grabadas por las dos caras. Las estampas están relacionadas con un texto de Moratín titulado Carta histórica sobre el origen y progresos de las fiestas de toros en España, publicado en Madrid en 1777 y reeditado en 1801, y con la publicación de la segunda edición de Tauromaquia o arte de torear a caballo y a pie de Pepe Hillo, publicada con grabados, en Madrid, en 1804.

Leer más

A la muerte de Goya en 1828, las láminas de la Tauromaquia pasaron a su hijo Javier quien las conservó hasta su fallecimiento en 1854. Un año más tarde se hacía una edición en los tórculos de la Calcografía Nacional, siendo el propietario de los cobres, en ese momento, León Pérez de Bobadilla. El 15 de junio de 1857, D. Manuel Cañete, Director de la Imprenta Nacional, hacía un informe indicando que las planchas de la Tauromaquia se encontraban en perfecto estado y que el Estado debía adquirirlas para la Calcografía Nacional (Fuente: Archivo de la Calcografía Nacional, caja 1/3).

Al no concretarse la venta, las planchas fueron adquiridas en París por el grabador Loizelet. Tras su muerte en 1886, las matrices pasaron a manos del comerciante alemán M. Bhin. Posteriormente se hacía con ellas el grabador Ricardo de los Ríos, quien las ofreció al Estado español en 1914 (Fuente: Archivo RABASF, 5-149-3 y 4-34-2). Finalmente el grabador Francisco Esteve Botey compró las láminas a Ricardo de los Ríos en París y las trajo de vuelta a Madrid, siendo adquiridas en 1920 por el Círculo de Bellas Artes.

Con el objeto de garantizar su protección durante la Guerra Civil, las planchas se trasladaron a la Calcografía Nacional, en 1937. En la sesión ordinaria del 3 de mayo de 1954 se daba cuenta, de la recepción de una carta del Círculo de Bellas Artes solicitando la devolución de las planchas. Dos años más tarde, en febrero de 1958, la Dirección General de Bellas Artes enviaba un escrito al Director de la Calcografía solicitando de nuevo la devolución de las planchas. (Fuente: Archivo de Calcografía Nacional, caja 31). El traslado no se llevó a cabo, ya que las obras continuaron en depósito hasta la definitiva compra por la Academia de San Fernando en 1979. (Fuente: Catálogo general, Calcografía Nacional, 2004, 469-477)


Página 1 de



NOTA: Estas bases de datos son el resultado de un trabajo acumulado en diversos departamentos y en períodos diferentes. Los usuarios comprobarán que hay registros incompletos y desiguales en contenido, campos que deberán ser revisados e imágenes que iremos sustituyendo a medida que se vayan haciendo las campañas fotográficas. Todo ello será un trabajo de meses y quizá de años que deseamos no demore la accesibilidad de las personas interesadas en conocer nuestras colecciones. Rogamos nos disculpen estas deficiencias que iremos subsanando de manera escalonada y de lo cual daremos periódicamente cuenta en nuestra página web y redes sociales.

© 2017-2022. Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. c/ Alcalá, 13. Madrid
Ayuntamiento de Madrid
Esta base de datos/portal web se ha iniciado gracias a una subvención nominativa de la Dirección General de Bibliotecas, Archivos y Museos del Ayuntamiento de Madrid con cargo a los presupuestos municipales de 2018